miércoles, 9 de octubre de 2013

Cómo Benefician a los Niños las Flores de Bach

Nuevo Libro:  
Guía para Padres:  Fuente: YA, El Mercurio, 17 de abril 2007  

¿Puedo darle a mi hijo Flores de Bach si ya está en tratamiento por déficit atencional?

¿Cómo funcionan en el organismo del niño?

¿Cuándo comienzan a verse sus efectos?
Todas las preguntas que los padres se hacen antes de llevar a sus hijos a esta terapia alternativa tienen respuesta en el libro "Terapia Floral para niños de hoy", de la terapeuta floral María Ester Céspedes y su hermana, la neurosiquiatra infantil Amanda Céspedes. Aquí, con la ayuda de estas especialistas, elaboramos una guía para conocer más el reaccionar de este tratamiento, que cada día suma más adeptos.
Cuándo recurrir a una terapia alternativa es una decisión que acarrea cientos de dudas para los padres con hijos pequeños enfermos. En el caso de las Flores de Bach, la mayoría de los papás que llegan a la consulta de una terapeuta floral lo hace por imitación más que por un conocimiento acabado de esta terapia alternativa; se convencen porque han visto en el colegio o en casos de amigos cercanos que han iniciado este tratamiento en sus hijos, y han tenido muy buenos resultados.

Para aclarar todas sus inquietudes, y a la vez abrirles el mundo de la terapia floral -  sus fundamentos científicos y la forma de actuar en los organismos infantiles- las hermanas María Ester y Amanda Céspedes escribieron el libro "Terapia floral para niños de hoy (Ediciones B), un trabajo que busca convertirse en una guía para conocer en profundidad este tratamiento, y cómo puede convertirse en un complemento a la terapia con medicamentos de distintas enfermedades infantiles.

"Queremos darles respuestas a las mamás y papás que traen muy confiados a sus hijos a la consulta, pero no saben por qué el tratamiento va a resultar. En este libro están reunidas muchas fuentes y autores que responderán todas las inquietudes de estos padres", resume María Ester, terapeuta ocupacional de profesión y que ha dedicado su carrera al trabajo con distintos sistemas florales, entre ellos las Flores de Bach. "El 80% de mis pacientes son niños, y el grueso llega porque tienen conflictos en el colegio. No son sólo niños con déficit atencional: también hay muchos niños deprimidos, ansiosos. En general, podría decir que todos los niños de hoy están perturbados, porque están solos, bombardeados por estímulos. Pero son los que tienen más problemas los que se notan, sobre todo dentro de la sala de clases".

La consecuencia de estas distintas perturbaciones no sólo provocan en los alumnos problemas de rendimiento. También van mermando su autoestima, su seguridad en sí mismos. Se sienten culpables, "que en cada momento van a meter la pata", grafica María Ester Céspedes. Y en ese campo, el de las emociones, tanto ella como su hermana, la reconocida neurosiquiatra infantil Amanda Céspedes, son unas convencidas de que la terapia floral ayuda tanto como los medicamentos en los desórdenes fisiológicos que provocan las enfermedades. Así lo ha visto la doctora Céspedes con muchos de sus pacientes, a los que ha derivado a un terapeuta floral y en los que ha observado asombrosos cambios. "No se puede hablar de efecto Placebo en un niño autista, y yo he visto sorprendentes resultados en niños con esta enfermedad", ejemplifica.

En el último tiempo, la especialista se ha dedicado a hacer hincapié en la importancia de que en todos los niños que son tratados por males como el déficit atencional, hiperactividad, depresión o angustia, no deberían descuidarse sus estados de ánimo y emociones. Explica que, en el caso de los escolares, las enfermedades no afectan de la misma forma que los adultos, pero que eso muchas veces no es considerado por la medicina tradicional, que es la que ella utiliza para tratar a sus pequeños pacientes.


 "Los adultos podemos sobrevivir a nuestros dolores, penas y angustias. El arte está plagado de obras de adultos que han hecho creaciones en estado de neurosis o incluso sicosis. Pero el niño no puede hacer eso, no sobrevive ni al dolor, ni a la pena, ni a la soledad afectiva. El proceso curativo médico requiere de algo más, que está oculto y que los médicos omitimos, y que es un gesto de amor. Todavía la mirada del médico de niños sigue muy centrada en un modelo demasiado radical: el paciente/la enfermedad/el tratamiento, tendiendo a olvidar que el niño es mucho más que un paciente, es un ser humano muy complejo, biológico, sicológico, social y espiritual", enfatiza la especialista.


En su libro, María Ester y Amanda no sólo explican de una forma gráfica como las esencias florales - elaboradas a partir de las vibraciones de 38 flores escogidas por el doctor Edward Bach, el creador del sistema- ayudan, al vibrar en el mismo patrón de las emociones humanas, a reestablecer los desequilibrios anímicos ante cualquier mal infantil. También entregan ciertas pautas para quienes quieran comenzar en el tratamiento, y recalcan que esta terapia no es en ningún caso una salida a los medicamentos. Cuenta María Ester: "Muchas mamás me dicen:  entonces le quito al niño los medicamentos. Y no es así, el único que puede quitar los medicamentos es el médico tratante, los remedios no se pueden reemplazar. Pero sí podemos ayudarles en su estado de ánimo, en su forma de enfrentar el mundo".

Para los padres: El ABC de la terapia floral.
Para responder a las distintas dudas de los padres, María Ester y Amanda Céspedes entregan aquí sus respuestas a las preguntas más frecuentes que reciben en consulta.-

- ¿Cómo es la consulta con un Terapeuta Floral?
- Lo primero es una entrevista con el niño, que provee al terapeuta de un bagaje importante de datos para el momento de decidir qué flores irán en su fórmula. Se observa la postura, el modo de hablar, la carita, la mirada del niño y un sinfín de detalles que hablan por sí solos. Se les preguntan tres cualidades y tres defectos. Esto lleva diez minutos. Luego se mide la energía de cada chakra con un péndulo radiestésico. Así se identifican las esencias, de acuerdos a los centros que estén alterados.

 Las flores de Bach, ¿curan enfermedades?

- No curan enfermedades, sino que equilibran emociones. Los niños tienen fuerzas ternas potenciales, que cuando no se pueden expresar es porque están ausentes, como un niño triste, abatido, que le falta la alegría natural. En ese plano entrará a actuar la esencia floral, en el desequilibrio emocional, y eso naturalmente tendrá un correlato en su cuerpecito. Por eso se dice que no curan males específicos, sino los desequilibrios emocionales que se producen con estos problemas. Cada niño tiene un temperamento, que es biológico y que trae como carga genética, y que es modificado por el medioambiente.

- Pero, ¿sirven si un niño está resfriado?
- Si un niño está resfriado, lo más probable es que se va a encontrar un bloqueo en el cuarto chakra, en el corazón, que está relacionado con la glándula del timo, que es la que sirve para las defensas del cuerpo. En un niño deprimido, abatido, sus defensas están en cero, por lo tanto se resfriará mucho más. Quizás ese niño está tremendamente triste porque hace seis meses que se le murió la abuelita. Pero nadie piensa que él está resfriado por eso, aunque todas las enfermedades tienen un correlato emocional, y los niños enferman cuando están mal emocionalmente.

- ¿Cómo actúan las flores de Bach?, ¿cuáles son sus propiedades?
- Básicamente son agua, no tienen ningún compuesto químico. El agua es un muy buen vehículo; es el mejor transportador o conductor de energía, y lo que hay en los frascos es energía floral, capturada de las 38 flores elegidas por el creador del sistema, el Dr. Edward Bach. Las flores tienen una propiedad vibratoria, cada una vibra en forma diferente, y cuando ese patrón vibratorio resuena con el nuestro, de consigue la curación


- ¿Por cuánto tiempo hay que tomarlos?



- Si es para un caso agudo, el consumo es por un tiempo corto, como cuando hay que sacar a un niño de un shock.

- ¿Se pueden comprar en cualquier lugar?
- Sí, pero quizás la eficacia no es la misma que si es preparada por un terapeuta, porque las emociones son mezclas de estados, no son emociones puras, por lo que es mucho mejor hacerlo como una fórmula. Pero se puede.

 - ¿Se pueden usar esencias de un niño en otro niño con el mismo mal?



- ¿Desde qué edad se pueden usar?
- No, porque cada fórmula está pensada para cada persona.
- Desde el momento de nacer, cuando se sale del vientre de su mamá.


- ¿Hay niños a los que nos les hace efecto?
- La experiencia clínica dice que la esencia floral hace todo el esfuerzo por reestablecer la armonía del niño y sacarlo adelante, pero si el niño está en un medio de desamor, no pasará nada. Si está en un ambiente de agresión, de violencia intrafamiliar o indiferencia, ninguna fórmula, por precisa que sea, logrará hacer algo. Los medicamentos tampoco hacen efecto si no se hace modificación del entono.

Las dos flores más utilizadas en los niños:



Luego de la evaluación de cada niño, los terapeutas elaboran una mezcla de estas flores que trabajarán con cada emoción perturbada. En su libro, María Ester y Amanda destacan dos que son especialmente utilizadas en el mundo infantil:
- Impatiens:
Para el niño irreflexivo, intolerante a la frustración, impulsivo, de actividad mental desmesurada, inquieto, impaciente. Puede presentar torpeza motora o atropellamiento al hablar y dificultad para fijar la atención por períodos  prolongados. Se irrita fácilmente y en la casa parece ser un tornado de actividad.  En el colegio colma la paciencia. Es un niño que se accidenta a menudo, que se rompe sin querer, que está continuamente moviendo los pies, que se sienta en su puesto como si fuera a salir disparado en cualquier momento o hace sonar los cubiertos mientras esperan que le sirvan la comida. No termina lo que empieza o descuida importantes detalles que son los que hacen la diferencia: sus trabajos omiten pie de página, bibliografía y dibujos. Es poco prolijo. Olvida cuadernos y estuches debajo del banco, no esabe si por la mañana salió con más ropa de la que  lleva puesta, es de juego brusco, no le gusta ceder su turno ni esperar a que llegue. En en plano físico, suele presentar contracturas musculares, dolores de cabeza, bulimia, tics, malos hábitos alimentarios, alto consumo de azúcar y líquidos y mal dormir. Sus padres suelen describirlos como nerviosos o agotadores. 


Al tomar esta esencia, poco a poco aparece la paciencia, baja el nivel de tolerancia e impulsividad, y mejora notoriamente la capacidad de empatía del niño en la casa y escuela.

- Holly:


Es para el niño susceptible o hipersensible, que reacciona desmesuradamente a los estímulos, sobre todo a aquellos relacionados con los afectos. Se siente a menudo perjudicado, agraviado por sus pares y adultos.  Celoso, lo  desestabiliza la llegada de un nuevo hermano. Se pone agresivo. También suele afectarlo la envidia, a tal punto que se puede enfermar físicamente. Muchas veces los padres los describen como constantemente insatisfecho. No tolera frustraciones y se irrita cuando algo sale mal. A menudo ofende con reacciones exageradas. Se levanta de mal humor. Es inseguro.

Al tomar la esencia: poco a poco entra el amor a la vida del niño, puedealegrarse con los triunfos ajenos, reconoce cualidades de sus pares, se relaja y serena.

¿Para qué sirve cada flor?


En los niños, explican las especialistas, las emociones que están más perturbadas son la ansiedad, el miedo, la intolerancia, el disgusto, la ofuscación, y la insatisfacción. Para tratar estos y otros desequilibrios, el Dr. Edward Bach dividió las 38 esencias florales según siete estados emocionales:

1.- Para tratar los temores y miedos:
Aspen, Cherry Plum, Mimulus, Red Chestnut, Rock Rose.

2.- Para tratar la incertidumbre:
Cerato, Gentian, Gorse, Hornbeam, Scleranthus, Wild Oat.

3.- Para tratar el desinterés en el presente:
Chestnut Bud, Clematis,Honeysuckle, Mustard, Olive, White Chestnut, Wild Rose.

4.- Para tratar las manifestaciones de sentirse en soledad:
Heather, Impatiens, Water Violet.

5.- Para tratar la susceptibilidad a las influencias y opiniones ajenas:
Agrimony, Centaury, Holly, Walnut.
6.- Para tratar la desesperación y el abatimiento:
Crab Apple, Elm, Larch, Oak, Pine, Star of Bethlehem, Sweet Chestnut, Willow.

7.- Para tratar a aquellos que se preocupan por el bienestar de los demás:
 Beech, Chicory, Rock Water, Verveine, Vine. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Páginas vistas en total