miércoles, 10 de diciembre de 2014

Comunicación en la Pareja (V)

 
 
¡No me entiende!
¡No me siento feliz, realizada/o!
¡Me siento atrapada/o!
¡No se preocupa por mí!
 
¿Cuántas veces hemos dicho exclamaciones similares? o hemos escuchado a nuestras amistades decirlas. Es probable que más de una vez. Y yo me pregunto ¿cuántas veces he manifestado claramente mis necesidades?. ¿Pretendemos que el otro o la otra sea un adivino/a que  percibe en el ambiente lo que no le decimos?.
 
¿Qué nos pasa si necesitamos o deseamos algo y no lo obtengo?, probablemente nos frustramos y eso conlleva una emoción y por ende un comportamiento, puede ser enojo, falta de ánimo, malas caras etc. Cuando la otra persona nos pregunta ¿qué te pasa? Le podemos decir ¡nada!, pero nuestro lenguaje no verbal dice otra cosa, o tal vez lo/la increpamos atacándolo/la  o “sacando trapitos al sol” acumulados. Esto genera una discusión por lo general agresiva en el que uno ataca, el otro se defiende atacando también,  probablemente la comunicación se pierde por un cierto tiempo  y en cierta medida la relación se resquebraja.

Comunicación en la Pareja (IV)


 
“LA VERDAD DE UNA SITUACIÓN DETERMINADA”
 
Humberto Maturana señala que vivimos en un presente continuo, es decir vivimos ahora y nada más que ahora. Y en este ahora estamos con nuestro pensamiento, con nuestra emoción, con nuestra personalidad  que seguramente están condicionados por experiencias e historias pasadas ocurridas tal vez en un tiempo cercano o lejano. Y es así como interpretamos un suceso que nos está ocurriendo ahora y esa es “mi verdad”, pero no es “la verdad”. Es lo que señalé con otras palabras en uno de mis documentos anteriores “el mapa no es el territorio”.
 
El problema surge justamente cuando pienso y creo que “mi verdad” es “la verdad” y no podemos comprender que la otra persona no lo vea, no lo entienda de mi manera, es por lo que de esta forma elaboramos interpretaciones y suposiciones respecto del otro o de la otra. Con la carga emocional que existe en ese momento, hacemos evaluaciones y juicios de la situación y/o de la otra persona lo que torna la comunicación en conflicto. Es por esto que se recomienda que cuando hay una situación estresante se deje pasar un tiempo ya que ese tiempo futuro será otro presente con un estado de ánimo diferente, lo que puede establecer una nueva relación con ese hecho del pasado.

Comunicación en la Pareja (III)


Atención, abrir en una nueva ventana.
CÍRCULOS  VICIOSOS
Seguramente te has dado cuenta que muchas veces los motivos de las discusiones con la pareja se repiten y las reacciones posteriores a la discusión, también. En estos casos podemos decir que estamos frente a “círculos viciosos”, caemos una y otra vez en lo mismo.
 
Si deseas que esta situación se mantenga, está bien, seguramente obtienes un beneficio secundario de ella y eso te agrada, pero no sabes hasta qué punto le agrada a la otra persona y existe el riesgo de que se canse.

 
Para  muchas personas estas continuas discusiones que producen circuitos reverberantes, son agotadoras y las desgasta a ellas y a la relación. Si este es tu caso comienza a pensar cómo salir de estos círculos viciosos y para ello lo primero es tomar conciencia que esta situación les hace daño y puedes comenzar a investigar, preguntándote:
 
¿Hay algún elemento común en el inicio de estas discrepancias?
¿El desarrollo de las discusiones es similar?
¿Las consecuencias de esas discusiones es siempre la misma?

Comunicación en la Pareja (II)


 
“El mapa no es el territorio”. Seguramente muchas de Uds. han escuchado esta pequeña frase acuñada por la PNL (Programación Neurolingüística) si la llevamos a nuestra vida cotidiana nos señala que “el mapa” que nos hacemos de lo que nos rodea no está señalando precisamente lo que es el territorio y ese mapa no es igual al de la persona que tienes a tu lado. Esto puede ser el origen de muchas incomprensiones con la pareja.

Lo que tú percibes e interpretas es tu verdad, tú realidad. Esta realidad la comunicas verbal o no verbalmente pensando que la otra persona percibió e interpretó lo mismo, ¡Gran error!.

Comunicación en la Pareja (I)

 
Vamos a comenzar a compartir varios artículos sobre la “Comunicación en la Pareja”, para ello me parece imprescindible aclarar algunos conceptos.
El término “Pareja”, señala que ambos están en una situación igualitaria, son dos adultos que deciden compartir sus vidas con proyectos comunes.
 
Comunicar” es transmitir un mensaje y éste tiene un sinnúmero de factores que están condicionándolo. Además alrededor del 70% de la comunicación es “no verbal”, de modo que no sólo estamos transmitiendo a través de lo que decimos, sino del cómo lo decimos por medio del tono de voz, del gesto, y de la actitud corporal.
 
La “Pareja” está formada por dos personas que se eligieron libremente y que provienen de familias de origen y experiencias de vida diferentes, ni una es mejor que la otra, sólo son distintas. Cada uno de los integrantes de la pareja posee un tipo de personalidad que los distingue, perciben, procesan el mundo que los rodea y tienen experiencias particulares lo que a su vez condiciona la forma de reaccionar frente a un hecho.

La Relacion de Pareja y Las Constelaciones Familiares


Atención, abrir en una nueva ventana. 
Como señalé en el artículo anterior, una pareja se forma por la unión de dos personas que provienen de familias diferentes.

Muchas veces deseamos que los demás perciban, piensen y actúen como yo, lo que es muy difícil, por lo que comienzo a crear la fantasía de  poder cambiarlos, si no lo logro, me frustro, me enojo y comienzan las dificultades.
 
Bert Hellinger, creador de  Constelaciones Familiares,  señala en uno de sus libros: “…la relación de pareja sólo se logra cuando el hombre respeta a la mujer tal como es, exactamente como es, y que la mujer respeta al hombre tal como es, exactamente como es.”  Y yo me pregunto si he elegido a una pareja, a un igual ¿qué pasó con mi elección que no lo respeto? ¿lo veo como un igual o como alguien inferior?
 

Páginas vistas en total